La exposición de cuarto básico.

Manitos al sudor, corazón a las costillas y mejillas al vino tinto. Mente que hace eco y palabras extraviadas. Segundos que se demoran, oídos que silban y ojos que se expanden. De la nada escuchas una frase y eres tú mimo quien te habla: “Te lo dije, ni lo intentes. Escápate al baño, di que estás …

La exposición de cuarto básico. Leer más »